2/3/13

Un fisting para el desayuno


La mañana comienza con una ducha, el Amo aprovecha para marcar a su perro con un chorro de meo,
le da un masaje interior a sus tripas, le deja el ojete más abierto que el coño de una yegua, 
y el día sigue su curso...


No hay comentarios:

Publicar un comentario