27/7/12

Soldado / La cura

"El pulso del amo y sus esclavos estaba alterado todavía, tras el enfrentamiento de José con el general, y el cuerpo de Raúl presentaba un estado lamentable debido a la paliza a base de zurriagazos que le dio su amo en casi todas las partes de su anatomía.
Daba la impresión que hasta en las orejas tenía marcas del látigo, pero la verdadera cura que todos necesitaban era en el alma por más que el pobre Raúl fuese una pura calamidad con más cardenales encima que la curia romana.
Sólo con el roce del aire veía las estrellas, pero su tremendo escozor y el dolor de sus miembros se adormecía al sentir el cuidado con que su amo intentaba paliar el sufrimiento que su furia le había causado."





Si pinchas la imágen puedes entrar a leer el capítulo 25 de esta historia del Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario