30/11/11

Historia de Jul / La bronca

"El amo lo llamaba y él estaba dispuesto a que desfogase sobre él el tremendo cabreo que llevaba en el cuerpo. El cachorro gateó rápido a sus pies para besarlos, pero su señor lo subió por la orejas sentándolo en los muslos y le dijo: “Agarrate a mi cuello que vamos a saltar, puto del diablo”. Y al metérsela a la brava, en seco, casi se la despelleja y se rompe el frenillo. “La madre que te pario, hijo de perra!. Cuándo se te abrirá como es debido ese puto agujero, joder!. Y le estampó dos leches en la cara al cachorro que casi lo descabeza. Jul quedó fuera de la realidad con la empitonada y ni se enteró de los soplamocos que le arreó Manuel. Bom no pudo evitar alzar la mirada del suelo y ver al cachorro subir y bajar sobre las piernas del amo, con un pedazo de carne metido en su culo, que sacaba y metía sin parar los bordes de su ano enrojecido. El perraco, excitado, se comía con los ojos las nalgas del otro muchacho, que su señor no cesaba de apretárselas con las manos y darle sonoras palmadas. Y ya estaba a punto de correrse cuando el amo lo hizo dentro del otro esclavo, rugiendo como un tigre e hincando los dedos en la carne del chico, que se había corrido al sentir el primer espasmo de su señor dentro de su cuerpo."
 
 
 Si pinchas la fotografía o el link de la columna a tu derecha puedes leer el décimo capítulo 
de esta historia escrita por el  Maestro Andreas

1 comentario:

  1. uaggggggggggg, quiero ese rabo de macho tambien en mi culo de maricon ansioso de de pollas de macho...por fabor, metémela entera

    ResponderEliminar