25/11/11

Historia de Jul / El despertar

"Resultaba enervante ver a dos cuerpos relucientes y resbaladizos, pletóricos de salud y energía, empujándose uno al otro, con sus miembros entrelazados, para derribar al contrario obligándolo a besar el suelo. Aplastándolo con el pecho para impidiendo que se le escurra y rompa la presa, hasta dejarlo indefenso rumiando en su boca el amargo sabor de la derrota. La gloria del triunfo y el premio de la apuesta correspondían a su amo. Y al vencedor, bajo la mirada voraz y rabiosa de los vencidos, se le recompensaba quitándole el bozal y poniéndole en el suelo ante sus fauces una cena extraordinaria servida en un bol de lujo. Saciada su tripa, su amo lo montaba delante de la concurrencia, todo lo salvajemente que fuese capaz, colmándolo con su semilla, que se recogía en un cuenco, nada más sacarle la verga, para dársela de postre al campeón como un reconocimiento especial por su arrojo. Después se liberaba su miembro y su propio amo lo ordeñaba sobre un bol, para que el esperma del ganador sirviese de alimento al perro derrotado por él en la pelea, dándole así algo de su fortaleza."


 Si pinchas la fotografía o el link de la columna a tu derecha puedes leer el octavo capítulo 
de esta historia escrita por el Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario