10/8/14

Perra 7




Desde que confesó que no puede decir no a una gran polla en sus manos, su boca o su culo, lo acosan los Machos.
Le gusta tocar y besar a un Hombre caliente mientras le taladra el ojete.
Le gusta provocar como perra hambrienta, sentir la energía y la fuerza de la verga del Macho
  haciendo fuerza para romper la tela de los pantalones.
Le gusta tomar ese pene y apretarlo con sus manos,  arrodillarse y lamer las bolas y el glande.
...
Pero esta vez se sorprende recibiendo órdenes remotas tan calientes como montar un gran consolador negro, y
tragarlo con su agujero hambriento y codicioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario