22/8/14

Historias del Fetish Club -21 -


 Inmóvil dentro de una camisa de fuerza de látex, el perro pide verga.
Comienza mamando la polla perfecta de un Macho que se incrusta en el fondo de su garganta.



Pero es tan puto que en lugar de sentirse satisfecho grita pidiendo más.

Otro pollón responde a su llamada y termina amordazado con carne caliente.

Cuando el perro pide todavía más, los Machos lo atormentan dejándolo cautivo e insatisfecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario