23/8/14

Los látigos multicolas


Cuando hablamos de látigos multicolas nos referimos a látigos que se les caracteriza por tener más de una tira de material. 
Estos látigos pueden ser de diversos materiales, desde sintéticos como el paracord hasta de origen orgánico como el cuero. 



Se los diferencia en dos tipos, los multicolas livianos y los multicolas pesados.
Los livianos, más fáciles de usar, son generalmente de cuero de venado, de cabra, de conejo. 
Por lo general producen una sensación de ardor ideal para calentamiento de la piel del sumiso.


No dejan huellas duraderas en piel. 
Ideal para los que no quieren dejar marcas, pero si  buscan una intensa sensación de ardor prolongada.


Estos látigos de cuero liviano requieren un mantenimiento cuidadoso ya que absorben fácilmente la grasa corporal y la suciedad ambiental. 
Son levemente abrasivos y se ensucian fácilmente. 
Toca limpiarlos después de una sesión ya que se les pega el sudor y partículas de la piel del azotado.



Este tipo de cuero es muy flexible. 
Se lo recomienda para los recién iniciados, y para los sumisos con poca tolerancia al dolor. 


El multicola pesado es de cuero más duro.
Cuero de vaca, de toro, de caballo; produce un efecto más fuerte y más permanente en la piel del sumiso.
Es más sonoro al hacer contacto en el cuerpo. 
El golpe se siente más y usado con saña puede producir moretones leves.
Apropiado para calentar a sumisos más experimentados y con bastante tolerancia al dolor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario