24/8/12

Soldado / La ejecución

"Antes de terminar con el postre, ya esperaba el bonito culo de un joven esclavo a que lo follasen el mayor número de veces posibles y cuanta polla de las presentes fuese apta para hacerlo. 
Su amo hizo los honores y se la endiñó sin preámbulos y sin otro interés que dejarle el ano enrojecido y dilatado para que los demás se la hundiesen hasta el fondo, alardeando de que habían llegado más adentro que el anterior. 
Fueron pasando uno a uno, primeros los amos repitiendo un par de veces, y a continuación José le ordenó a Raúl que montase al perro, tal y como lo hacía antes con Dani, sin piedad ni el menor cuidado en romperle el esfínter o partirle el culo en dos al puto y jodido chaval, que se estaban ventilando todos sin dolerles prendas por lo que sintiese o sufriese el enculado."


 Si pinchas la imagen puedes entrar a leer el capítulo 33 de esta historia del Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario