8/1/12

Historia de Jul / El trauma

 " Le dejó las nalgas moradas y con puntos de sangre. Pero después le dio pena el pobre cachorro y le dejó que le hiciese una mamada como en otros tiempos antes de la llegada de Jul. Y antes de correrse en la lengua del chico, lo puso contra la pared del baño y, agarrándolo por la cintura, se la metió por el ano alzándolo en vilo.
Le dio tantos vergazos por el culo, como azotes le había dado antes en los glúteos. Y Geis recordó como era el verdadero placer de ser poseído por su amo y no ser simplemente cubierto por otro esclavo, por mucha verga y potencia que tuviese. Su dueño no sólo le daba un gusto indescriptible dentro del recto, sino que lo llenaba de dicha y se elevaba con él en su orgasmo."



Si pinchas la fotografía o el link de la columna a tu derecha puedes leer el  capítulo 21 de esta historia escrita por el  Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario