12/1/12

35 centímetros de largo y tres kilos de látex

"Al principio no tenía muy claro cuáles eran las preferencias de Andrew en materia sexual. 
Bernard había examinado la bolsa de sus juguetes, había sacudido en la palma de su mano la gigantesca verga de látex, como si fuera una porra, y en una ocasión se había probado la capucha de cuero.
El mundo de la dominación y la sumisión sexual no le era del todo desconocido. En dos ocasiones había dejado que una prostituta le atara a los postes de la cama y le apuntara con una pistola a la cabeza. Descubrió que esto le ponía cachondo.
Pero las cosas que los homosexuales hacían entre ellos, decía, no le interesaban en lo más mínimo.

Sin embargo no estaba destinado a mantenerse al margen.
Una noche, Bernard regresó después de cenar y encontró a Andrew y a un invitado en la sala roja.
Andrew vestía unos pantalones cortos de color rojo oscuro, una camiseta negra y una gorra como las de la policía.
El invitado, un dentista a punto de cumplir los treinta, estaba desnudo en el suelo a cuatro patas.
Durante un buen rato, Bernard los observó desde la puerta, mientras Andrew azotaba el culo del hombre con una fusta.
Después Andrew buscó la verga, treinta y cinco centímetros de largo y tres kilos de látex, y le ordenó que se la insertara, cosa que el dentista hizo, lenta pero voluntariosamente; una hazaña impresionante.



Bernard dejó la habitación mientras Andrew obligaba a su cautivo a implorar por su salvación ante un ídolo africano, que habitualmente estaba en un pedestal detrás del sofá.
- “Está hecho de sangre y barro. Ruega que tu sangre nos convierta en parte de él”.
Después se reanudaron los azotes."

David France, Fragmento de su novela "La bolsa de los jueguetes"

No hay comentarios:

Publicar un comentario