17/5/14

Tickling


Primero la ansiedad que provoca la espera


Por fin llega el momento en que ingresa el Amo y la causa al perro un pico de estremecimiento,
 mezcla de temor y placer 


La fusta en su mano no deja dudas respecto a como se iniciará la tortura


Más de improviso el Amo abandonado la fusta lo sorprende con unas feroces cosquillas,
 que sabiamente administradas llevan al perro del gusto a la desesperación


Diabólicas cosquillas que le quitan el aliento, le causan espasmos en todos los músculos del cuerpo,
y que lo anulan al punto de perder todo control sobre su cuerpo 

Pobre infeliz se ha meado encima... 
Y ahora qué castigo le espera?

No hay comentarios:

Publicar un comentario