20/1/14

Un regalo especial


“Jul, desnúdate y ponte de pie a los pies de la cama...
Tú, Bom, ponte a su lado, de pie también.
Bien, mis cachorros. Sabéis que os quiero de manera especial a los dos y tú, mi gran mastín, eres el más fiel y dócil de mis perros.
Y por eso te dije que te haría un regalo especial que iba a gustarte mucho.
Y ese regalo es lo que más deseas en el mundo... a Jul.
Ven. Acercate a él. Huele su sexo. Te embriaga los sentidos. Ves. Nada más tocárselo ya está excitado y su glande se baña en suero seminal.
Besa su capullo y lame ese líquido que sale por la uretra de este precioso cachorro al que los dos amamos.
Despacio, que es un manjar reservado a un dios. Y ahora huele su orificio anal... 
Aprecias su aroma y como ya le ha bajado el celo? Está cachondo, pero debes ponerlo más.
 Lámele ese agujero y mete la lengua dentro y verás como sus patas se separan, dejándose montar.
 Joder! Estáis calientes como dos putos cabrones! Bom pon la mano en su vientre. Es perfecto y cálido.
Y cuando se la metas hazlo otra vez porque notarás tu propia verga latiendo ahí dentro....
Ahora sube por su espalda sin dejar de lamerlo y recréate en el cuello y sus orejas.
Si se las muerdes con la punta de los dientes se pone a cien y pierde el control de sus huevos.
Por eso vigila que no se corra y si es preciso dale un golpe seco en ellos.
Eso detendrá la eyaculación y tendrá que volver a recuperar las ganas de vaciarse. Pero no se lo permitas sin tú permiso.
Tú mandas en la cópula y él ha de someterse a tu deseo y capricho.
Ya sabes que cuando una perra está encelada se entrega al macho sin reservas...
Mira como pone los ojos en blanco el muy puto....
Así.... Aspira el aire que él respira y roza sus labios nada más.
Ya te rogará con los ojos que le comas la boca a besos.
Mas debes dosificarlos, puesto que es tan zorra que hará que te corras de gusto y tu misión es preñarlo.
Llenarlo con tu semen hasta que no te quede ni un átomo en los cojones...
Lo estás haciendo muy bien, Bom, y lo tienes como un brasero ardiendo de deseo. Oye como respira...
Si le ves ahora el ojete te darás cuenta que se abre y se cierra suplicado polla...
 
Todavía tiene mi leche en su interior, porque lo follé en el camino y no la echó.
Pero eso servirá de lubricante y tu rabo se deslizará mejor..."

Fragmento de "Historia de Jul" del Maestro Andreas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario