2/1/14

El chico y el soldado - quinta parte: Violando -


Llegó por fin la hora de acabar con el virgo del muchacho indefenso.
El soldado con la verga dura como una piedra apunta al ojete cerrado y tenso. 


Embrutecido y cachondísimo, el verdugo no se ha preocupado por dilatar y lubricar a su víctima,
que ante el estímulo del dolor extremo cierra instintivamente los esfínteres.


Tanta es la dificultad para perforar el ojete del chico, 
que el soldado somete a su polla a un esfuerzo doloroso terrible.
Pero acostumbrado a las batallas no abandonará esta hasta salir victorioso
aunque tenga que correr sangre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario