11/3/20

Puto y ciego


Obediente, tres noches a la semana trabaja de puta en beneficio de la billetera de su Amo.
Obligado a prestar el servicio que solicite el cliente con la condición de usar una máscara que lo enceguezca.




Cuando al final de la noche termina agotado su jornada de puta,
piensa en cuantos Machos que se cruzará al día siguiente por la calle le llenaron el ojete con sus leches.



No hay comentarios:

Publicar un comentario