27/12/15

Tiempos de guerra


La violencia sexual es una de las armas de guerra más extendidas en los conflictos armados contemporáneos.
Su eficacia como instrumento de terror colectivo e individual de manera simultánea explica en parte su presencia en un elevado número de contextos afectados por la violencia armada y política.
El uso de la violencia sexual en los conflictos armados no es un fenómeno que haya hecho aparición en las guerras contemporáneas.
La violencia sexual seguramente ha tenido lugar en todos los conflictos armados a lo largo de la historia, si bien su visibilización es muy reciente.
La primera secuela de los conflictos armados tiene lugar sobre los cuerpos, que son destrozados, mutilados y violados
La violencia sexual es un arma de guerra mediante la que se persiguen varios objetivos.
En primer lugar, tiene una dimensión individual: la del sometimiento de la víctima mediante el terror que provocan los abusos sexuales.
Pero por otra parte, la violencia sexual tiene una dimensión colectiva muy importante, puesto que mediante su utilización se pretende humillar a toda la comunidad enemiga y no sólo a la víctima de ésta. 

María Villellas Ariño 


También puedes ver:
Derecho a violar

No hay comentarios:

Publicar un comentario