28/12/15

Para agradar a su Dueño

La correa de cuero al cuello lo dice todo, la perra lo lleva puesto y su Amo tira de ella.
Para agradar a su superior, hay que someterse por completo.
Tragar la verga del Superior hasta casi desquiciarse la mandíbula.
Soportar un gran consolador negro hasta que desaparezca en el fondo del culo; y aguantar el avance de las bolas anales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario