30/6/18

Taken in Kind


El aparcamiento era un refugio y me alegré del respiro de la lluvia afuera. 
Mis zapatos estaban húmedos y sentí el agua que se había empapado en los calcetines. 
Tendría suerte si no me resfriaba, pensé para mis adentros, mientras buscaba mi lugar de estacionamiento, con la esperanza de ver mi propio coche allí, reparado por el mecánico. 
No, maldita suerte. De hecho, ¡algún idiota había estacionado su motocicleta en mi lugar! 
Decidí anotar el número de matrícula y hablar con el administrador del edificio sobre alguien que usaba mi espacio comprado y pagado del estacionamiento...
No sé nada de motocicletas, pero vi que esta era grande y negra, indudablemente una máquina poderosa, digna de un hombre grande. 
Probablemente sea fotachón viejo y bebedor de cerveza, pensé. 
No tuve la oportunidad de maldecir. 
Un brazo me tomó de la cintura antes de que pudiera pensar, tirándome bruscamente hacia atrás. Jadeé y estaba a punto de gritar, pero una mano me tapó la boca. 
Un olor nocivo invadió las fosas nasales y mi cuerpo se convulsionó contra los humos mientras la mano enguantada de cuero me apretaba contra la boca, con el pulgar presionando fuertemente la nariz. 
Recuerdo haber sentido un cuerpo firme y cubierto de cuero presionarme mientras luchaba para zafarme, antes de que la cabeza me comenzara a girar. 
Mis miembros se volvieron más pesados ​​​​a medida que luchaba y era consciente de que apenas me movía. 
Mi visión se nubló y un zumbido en mis oídos se hizo más y más fuerte. 
Una alarma tal vez? Alguien ha visto lo que está pasando y ha activado la alarma de incendios, tal vez. 
No sabía. Me desmayé...


Este es un fragmento de Taken in Kind, cuento del que es autor Stephen Dresden
las ilustraciones que siguen son obras de DRESDENSKIN.


Recomendamos leer la historia completa (en inglés)
Para eso pincha la siguiente imagen:

http://www.daddyshere.com/taken-in-kind.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario