25/2/16

Nunca más virgo

 
Sucedió en la enfermería, y nunca recordó como fué que llegó ha estar atado sobre la mesa.
Lo que sí recuerda es la cara de los dos sádicos que lo abusaron, 
y los insultos y burlas que acompañaron la dolorosa humillación de quitarle el virgo anal con un palo y a los golpes.
Y lo peor fué acabar como una perra mientras le corrían una bruta pajota.


No hay comentarios:

Publicar un comentario