13/2/13

La noche siguiente


"Siempre había tenido el deseo de saber qué podía encontrar, qué podía vivirse tras la oscura mirada de los hombres árabes, sus blancas sonrisas, y su piel oscura, que siempre imaginaba caliente. 
Viajes anteriores me habían proporcionado una primera visión que me ayudaría, ahora, a no sentirme desconcertado, ni inseguro, ni temeroso. 
Había llegado ya a conclusiones decisivas. 
Buscaría, y probaría, todo. 
La actitud mental abierta la trasladaría a una predisposición física sin límites. No renunciaría a nada. Nada evitaría. 
Entraría hasta el final de cada situación. 
Aunque hubiese riesgos…porque siempre serían menores que la propia vida. Imaginé, a veces, y más ante la proximidad del viaje, ser poseído por aquéllos hombres. 
Todos los que me desearan. Cada día. Hora tras hora. 
Abierto a sus manos, sus miembros, y a sus últimos y más oscuros deseos. Como un cautivo en alguna habitación secreta, esperando la visita de quien se atreviera a olvidar sus prejuicios, y liberase, secretamente, todos sus instintos, sus deseos socialmente reprimidos…y a que yo fuese el elegido como el objeto de su placer. 
Lejos de casa, nadie tendría noticia de mí, de mis andanzas, y de lo que, en última instancia, pudiese ocurrirme. 
Nunca he temido a nada más que a la existencia diaria, a su dureza disfrazada, a sus riesgos y al constante sometimiento íntimo. 

En el Hamman, viví una experiencia altamente erótica, de sensaciones fuertes que habían reafirmado mis deseos y mis planes. 
El joven Ahmed, oscuro y felino, se había encargado, con toda naturalidad, de bañarme, contra el suelo, bajo chorros de agua, restregándome sus cepillos de crines, por todo el cuerpo..."


Pincha la fotografía y accede al texto completo de "La noche siguiente"
Un relato ¿tal vez autobiográfico?  que nuestro amigo y colaborador Fran comparte con todos nosotros.

¡Muchas gracias Fran!

1 comentario:

  1. Gracias a vosotros! Para mí, siempre es un placer colaborar. Espero que lo disfruten! Por cierto...el Hamman, el felino, el coche, la cena, son autobiográficos...Lo demás un reflejo... del sueño... y el deseo...
    Beso múltiple!

    ResponderEliminar