24/5/19

Bomba etiquetado, ordeñado y preñado. Una ficción de JOTTO


Bomba, el hijo de Tarzan, anestesiado con un dardo, es despojado de su taparrabos y etiquetado con un chip localizador.


Aprovechando su inconsciencia, en numerosas oportunidades su cuerpo es ordeñado con el el fin de obtener cantidades de preciado esperma, que seguramente obtendrá buen precio entre los coleccionistas del mercado negro.


Cuando los cazadores furtivos obtuvieron todo lo que los testículos pudieron ofrecer, tomaron su taparrabos como un souvenir ya que ese trapo está lujuriosamente impregnado de su extrema virilidad.
Abandonaron a su cuerpo dopado por el potente sedante descansando y a sus bolas recargando leche para el siguiente ordeñe.


Un nativo miembro de una tribu cercana, que ha sido testigo del saqueo de esperma que ha sufrido Bomba, aprovecha la quietud de la selva para acercarse al robusto hijo de Tarzan, empujado por la  lujuria no correspondida e intensa que siempre ha sentido por ese cuerpo adolescente.



El ojete de la Bomba resultó  tan glorioso como el nativo esperaba, tanto que preñó repetidamente el culo del inconsciente nieto de los simios.
Más tarde, cuando Bomba despertó fuertemente
abrazado por la lujuria enloquecida del miembro de la tribu, el muy bestia lo amenazó con que sería su séptima esposa o que lo mataría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario