8/3/16

Una definición de Maricón

Después de aceptar mi homosexualidad en mis años de adolescencia, rápidamente me di cuenta de que yo era sumisa. 
Nunca he tenido los intereses que la mayoría de los hombres anhelan en un encuentro sexual. 
Recibir una mamada era incómodo y embarazoso. 
Servir como Macho no estaba en mis planes.
La sola idea de intentar coger un hombre me disgustó. 
Mi deseo innato para que me sirvan como hembra me llevó a conocer a varios Machos Alfa en toda mi vida. 
No todas estas relaciones fueron totalmente sexuales, pero sí todas involucraron una dinámica en la que yo era su propiedad para ser utilizado en la forma que mejor les pareciera. 
Al principio esto cubrió una necesidad dentro de mí, pero a través de la instrucción y la preparación esta necesidad se convirtió en un intenso deseo de ser propiedad de los hombres. 
Para servir a los hombres. 


En la comunidad homosexual, la palabra maricón es un insulto contaminado por recuerdos llenos de odio. 
Y, en la mayoría de los casos, esta palabra se entiende como un insulto. 
Los hombres heterosexuales han utilizado durante mucho tiempo el término marica ​​para reforzar la idea social que los hombres homosexuales son inferiores
Esto no es cierto;  por supuesto hay muchos hombres homosexuales que tienen alta autoestima y anhelan el éxito en los negocios y  en el romance como desea cualquier otro hombre. 
Estos hombres homosexuales son simplemente hombres que se sienten atraídos por otros hombres, pero hombres no obstante. 


Pero hay gente como yo que, por cualquier razón, tienen un intenso deseo de servir a un Macho. 
Somos conscientes de la superioridad de los Machos, de su poder, su confianza, su ambición;  y reconocemos nuestras propias deficiencias. 
Esto va más allá sexual, es el reino de la entrega definitiva a los caprichos y deseos de otro Hombre Superior. 


Para tal persona, la palabra maricón es el  término más apropiado. 
Cuando  nos llama maricón un Hombre, nos damos cuenta de que Él reconoce nuestra estación inferior con respecto a Él. 
Cuando nos llama maricón, Él nos está diciendo que debemos, o bien sometersnos a Él o ser destruidos por Él. 


Maricón, es una palabra rica de significado en la dinámica entre Machos Alfa y aquellos que los adoran. 
En un momento, yo era simplemente un hombre gay sumiso. 
A través del uso, la formación, y la observación, los Machos Alfa me han revelado que soy, de hecho, un maricón. 
Y una vez que abracé la condición, me han hecho más útil para los Hombres y mi felicidad ha aumentado de manera exponencial. 

FagForAlphas

1 comentario:

  1. Coincido en gran parte con lo dices en el post y se nota que sí has servido "de verdad" a un macho alpha. Comprendo que a una gran mayoría de homosexuales (bien por llevar a cabo una fantasía o simplemente por probar) digan que les encantarían servir a un hombre dominante pero no tardan mucho en poner objeciones y desistir a las primeras de cambio después de ese "primer encuentro". La relación entre un alpha y su subordinado va mucho más allá del mero capricho o el probar por probar para satisfacer una determinada fantasía. Se puede servir a un macho dominante y no haber sexo por medio. A mí me ha sucedido. He mantenido un vínculo intenso y profundo con un alpha sirviendole con verdadera devoción y admiración sin el menor contacto sexual hasta que.. de repente, me sorprende con eso de; "Ostia puta ¿por qué carajo no eres una tía?". Eso sí, puedo asegurar que en la mayoría de los casos, cuando un macho alpha decide poner en práctica lo que le dicta su naturaleza dominante y someter a su esclavo para su propio placer, ambos entran en una vorágine tan apasionante y embriagadora donde no hay vuelta atrás ni escapatoria.

    ResponderEliminar