17/11/14

El Verdugo


¿Cuándo el interrogatorio a un prisionero se transforma en una sesión de sadismo?

Tortura, es según el Diccionario de la Real Academia Española en su primera acepción,
«Grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, 
o como método de castigo»

La tortura , como es obvio, supone un ingrediente que es el sadismo, tomado este muchas veces en su sentido erótico:
«Crueldad refinada, con placer de quien la ejecuta» 


El Verdugo sádico encuentra en esas sesiones, un placer puro y frío.
Domina a tipos que no son masoquistas.
He visto Verdugos a los que le brillan los ojos a medida que avanza la resistencia y la tolerancia del sometido.
Prosiguen con la tortura hasta conseguir la destrucción de su víctima.

Es como la caza y la doma de un animal salvaje.
Una vez que se ha domesticado al reo finaliza la razón de su rol de Verdugo,

Pero este puede ser un punto de partida.
Así han comenzado muchas veces las relaciones Amo/esclavo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario