28/4/19

Por un puñado de dólares


Su antiguo Amo (un sentimental) conserva estas postales del que fuera uno de sus esclavos favoritos.
Jamás se hubiese desprendido de él; pero la oferta que le hicieron unos árabes resultó ser muy tentadora.

Ahora solo tiene el consuelo de recordar como disfrutaba con su mascota en aquellas sesiones, los chicos nuevos a los que está entrenando y por supuesto una abultada cuenta en dólares de origen petrolero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario