30/12/12

Con las bolas bien atadas


Con las bolas bien sujetas, amordazado para sofocar las quejas y los jadeos de placer,
el perro en esta posición ofrece su ojete abierto para ser usado y abusado.


El puto perro gozará con el placer recibido en sus tripas folladas, el dolor de testículos 
y la presión de las sogas que le dificulta acabar.


En esta cómoda posición puedes pasarte horas follando al perro,
y hasta repitiendo polvos aprovechando la lubricación que van sumando las sucesivas lefadas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario