23/9/12

Soldado / El cambio


"El proyecto debía empezar con la planificación y realización de las obras de adaptación de la casa y otras construcciones necesarias para instalar y poner en marcha un particular hotel para amos adinerados, en donde pudiesen gozar abusando de seres inferiores, tanto siervos como perros esclavos que les sirviesen de putas o potros para montarlos y usarlos como les diese la gana a sus dueños reales u ocasionales, si solicitaban que se les facilitasen sumisos para ello. 
O, también, ser sometidos sin contemplaciones por machos dominantes, según los gustos y perversiones del cliente. 
Los servicios necesarios para complacer al cliente sólo serían cuestión de más o menos precio. El negocio se basaba en ofrecer un lugar de lujo para el deleite de sibaritas dominantes o sumisos, con sus respectivos esclavos o machos, cuyo precio de estancia y servicios sería caro, pero la discreción y seguridad se garantizaban a los clientes."


 Si pinchas la imagen puedes entrar a leer el capítulo 42 de esta historia del Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario