21/4/19

Soy la perra del esclavo de mi Papi


Mi Papi compró un nuevo esclavo.
Se trata de un machazo al que con solo mirarlo mi culo se pone en celo.

A escondidas lo he podido seducir y ahora él también espera el momento en que nos quedamos solos para llenarme con su abundante leche.

Si Papi se entera seguramente al pobre esclavo lo capa, y a mí me arroja a la basura.
Pero estamos tan calientes que no tenemos en cuenta los riesgos.


No sé como me atrevo a correr tamaño riesgo de perderlo todo.
Pero cuando este macho me monta, de tan perra que me pone, soy capaz de aullar y ladrar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario