22/3/18

Perfeccionándose


En casa de un Maestro del BDSM, por las tardes, prolongan sus clases al salir de la escuela.
Allí dejan de ser colegas estudiando a la par.
Uno de ellos aprende a dominar y el otro que tiene vocación de perrito se perfecciona como esclavo sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario