18/12/16

Un violador se confiesa


Me gusta tomar las cosas sin permiso. Me gusta apropiarme de las cosas, usarlas hasta romperlas y después tirarlas.
Me gustan los chicos, los machitos jóvenes, especialmente si tienen el culo virgen.
Me gusta atarlos para que no se escapen y excitarlos mientras los violo.
Me da placer saber que mi verga les hace daño y que les causa mucho dolor.
Y también me gusta que se exciten a pesar del dolor porque para ellos significa una humillación extra.
Los pone en evidencia, ante el Macho que les rompe el ojete y ante ellos mismos demuestran ser la puta que termina gustándole que la violen.
Por eso me preocupo en mantenerlos duros, aclarándoles que les acaricio el clítoris, esperando que el precum los moje.
Eso sí, el único en acabar seré yo.
A ellos los abandono con el culo roto, el dolor, la humillación y la calentura para que tal vez más tarde se pajeen culpables.
Antón
HDP y violador confeso


No hay comentarios:

Publicar un comentario