26/10/16

Cita obligada


- Perro, esperame dentro de una hora donde ya sabes y como a mi me gusta.

Su deber era complacer a ese Amo que no le conocía la cara, porque siempre lo citó con los ojos vendados,
pero que sí conocía ya muy bien el sabor, el grosor y la dureza de su verga.

-Si Amo.

Esa era por supuesto la única respuesta posible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario