10/10/15

La elasticidad del ojete


Después que le has dejado el culo como el cráter de un volcán,
tu perra tiene capacidad  para recuperar la elasticidad del ojete?
Si no es así,  o tienes dudas,  lee el artículo del Señor Germán al pie de esta nota.


"Para que apriete como una mano" 
Todo esclavo puede y debería fortalecer y controlar su musculatura anal, cualquiera que sea su edad. 
Seguramente un puto joven, iniciado desde la pubertad, tendrá ventaja respecto a uno que comienza en la edad adulta, pero el control que éste adquirirá le será beneficioso en todos los aspectos. 
Richard Burton escribió, como buen conocedor y refiriéndose a las mujeres de la India: «El control vaginal es la respuesta femenina más buscada. Ella debe cerrar el yoni hasta que éste apriete el lingam como una mano, abriéndolo y cerrándolo a su gusto, como la mano de una gopi que ordeña la vaca. Su marido la apreciará más que a cualquier otra mujer y no querrá cambiarla por la más bella reina de los Tres Mundos». 
Las hetairas griegas debían pasar una prueba, que consistía en seccionar con los músculos de la vagina un falo de pasta dura. 
Tu esclavo tendría que poder hacerlo con los músculos de su coño, con su ojete entrenado. 
¿Cómo proceder? Este método, en resumen muy sencillo, se basa en «mula bandha», que consiste en contraer los esfínteres anales, son dos, y el elevador del ano. 
Sin embargo, la práctica tántrica exige el mula bandha más elaborado que describo a continuación. 
Sentado o acostado el puto deberá tomar conciencia de la región anal, respirando con calma. Después de aproximadamente un minuto, cuanto esté bien interiorizado, deberá contraer débilmente primero el esfínter anal, el externo. 
Luego, apretando un poco más, la contracción alcanzará el segundo anillo muscular; por último, el elevador del ano, atrayendo así los dos esfínteres anales hacia el interior y hacia arriba. 
Procediendo lenta y gradualmente, se distinguen bien estos tres niveles, incluso desde la primera prueba. 
Luego, apretará tan fuerte como pueda, hasta hacer vibrar toda la zona anal. 
Es posible que sienta un estremecimiento que le recorre la columna vertebral. 
Mantendrá esta contracción al máximo sin respirar durante al menos seis segundos. 
Luego se relajará siempre interiorizado en estos músculos. 
Se produce entonces la distensión de toda la zona y la percepción de la sensación de calor resultante. 
Este proceso debe repetirse la mayor cantidad de veces con un mínimo de seis. 
Sentirá que las reacciones desbordan el ano, ganan el perineo, y toda la zona genital. 
Cuando lo sienta bien y note que contrae fácilmente los músculos a voluntad, deberá dirigir la atención más en profundidad, donde se desarrollaran sensaciones nuevas. 
Gracias a la disciplina, estas contracciones, débiles al comienzo, pronto ganarán en potencia, sobre todo si realiza el ejercicio siguiente, que se hace normalmente en frío, es decir, fuera del contacto sexual y sin excitación erótica. 
Para permitir una constricción eficaz se reemplaza la verga del Amo por un objeto cilíndrico apropiado: cuanto más se le parezca mejor podrá apretarlo el ojete. 
Debe ser de un diámetro inferior al del miembro del Propietario bajo el que está al servicio el puto. 
Lo ideal es un dildo pequeño o mediano humedecido con gel, nunca una grasa. 
Con el cilindro insertado en el culo es fácil sentir los músculos y concentrarse en ellos. 
El ejercicio debe hacerse acostado decúbito lateral activo. 
Con el objeto enterrado en su agujero, el esclavo deberá contraer al máximo los dos esfínteres anales para apretarlo fuertemente. 
Mantendrá esta contracción, que implicará cada vez más músculos de la región del ano y genital durante seis u ocho segundos, sin respirar y con los pulmones vacíos; luego inspirará y relajará esos músculos. 
Después de tres o cuatro respiraciones normales, repetirá otra vez el ejercicio, reteniendo la respiración, pero esta vez con los pulmones llenos. 
El conjunto forma un ciclo que se repite a voluntad. 
La duración mínima del ciclo es de tres minutos, es importante la regularidad: una dosis cotidiana es indispensable. 
Algunos putos, desgraciadamente sólo una minoría, tienen un buen control anal espontáneo. 
Tanto mejor para ellos, pero eso no los dispensa de fortalecer sus músculos anales, que nunca son demasiado potentes. 
Lo ideal es la práctica cotidiana: el cantante vocaliza todos los días. 
Señor Germán 

 Visita el nuevo blog del Señor Germán y ayax pinchando la siguiente imagen:
http://germanayax.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario