13/4/14

A la hora de dervirgar a un cachorro...


Si te topas con un chico virgen y lo que quieres es metérsela de una, con fuerza,
viendo como lo pones a tragar saliva y a sudar en una mezcla de dolor y placer,
puedes utilizar cremas especiales que se consiguen en cualquier sex shop y que tienen un efecto anestesiante.
Te aseguro que reduciendo un poco el dolor del pasivo le grabarás para la eternidad el recuerdo de esa primera vez.
Sin darle tanta vuelta porque esperar cansa, comienza con algo de cuidado y luego si vuélvete salvaje.
Ensaya posturas que hagan sentir al pasivo como si fuera un muñeco de trapo.
Hálalo, tíralo, muévelo de un lado a otro, senténcialo diciéndole al oído todo lo que le espera.
Después de la faena dale su recompensa; hazle saber el nivel de excitación que te produjo.
Algunos se vienen adentro, pero lo mejor será sacársela justo antes de venirte
 y llenarle de leche la boca para alimentarlo,
y que lo que más recuerde de tirar contigo, sea verte ahí desnudo, sudado y satisfecho del deber cumplido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario