8/3/14

La excitación del pasivo



"Por supuesto, hay una erección pasiva, y por ende una eyaculación pasiva. 
En este artículo me voy a referir a la erección. 
Vista desde fuera, desde lo que se puede percibir a través de la observación, no la hay. 
Tampoco la hay en cuando al proceso fisiológico que provoca la erección. 
Pero sí la hay, en el fenómeno psicológico y en las zonas que se han sensibilizado y excitado para que ocurra. 
Y decir esto no es poco, porque estamos hablando de un mismo fenómeno (la erección) que se produce en dos hombres iguales, pero que ha sido desatado por causas totalmente distintas y a veces opuestas. 
Esto es muy importante, porque se puede pensar que la erección se produce por el hecho de ser hombre y no necesita de otra condición. 
Y lo que quiero destacar, es el escenario en que se produce la erección en un pasivo, y contraponerlo con el de un activo. 
Siempre en forma muy general, porque aquí cada persona tiene sus propias fantasías, que juegan un papel preponderante en este fenómeno. 
Ante todo la erección, es el resultado de la excitación. 
Y aunque no siempre sea así, debemos tomar esta afirmación, como lo que pasa en forma general. 
En un pasivo que ha sensibilizado su cola (su ano, sus glúteos), bastan unas pocas caricias en esa zona para que se produzca una erección. 
No es necesaria una acción directa sobre sus genitales. 
De manera que la erección pasiva, es una erección demostrativa, indicativa. 
Esto es, le indica al hombre activo, que lo que está haciendo es excitante para el pasivo. 
No tiene una función penetrativa, como la tiene en el hombre activo. 
En éste, la erección es el primer paso hacia lograr el objetivo de la penetración. 
En el pasivo, es un indicador, no cumple otra función. 
Y ese indicador es percibido con satisfacción por un activo entrenado, porque va viendo en el correr de la relación, qué excita al pasivo y qué no. 
Por eso, muchas veces el hombre activo, tiende a tocar los genitales del pasivo, como forma de comprobar si su accionar produce excitación. 
Hay pasivos que se jactan de no tener erección durante una relación. 
Eso puede indicar al activo, que no lo está excitando y terminar por no excitarse él tampoco. 
De manera que la erección, no es sinónimo de “ser macho”, sino señal de excitación. 
Pero claro, la diferencia está en lo que lleva a excitarse a cada uno. 
Y eso es lo que cada uno debe tener claro, tanto de sí como del otro. 
En el caso del pasivo, los factores que producen la erección son varios y de distinta índole: a) Entregarse b) Pertenecer c) Ser penetrado d) Ser fecundado e) Recibir f) Acoger g) Contener h) Adaptarse i) Complacer. 
El pasivo se excita por contención y se abre para recibir, con la finalidad de ser penetrado y luego fecundado. 
Luego que el pasivo es fecundado, se deleita en disfrutar de lo que está dentro de sí. 
En caso del activo, los factores serían: a) Dominar b) Penetrar c) Fecundar d) Ser complacido e) Dar f) Lograr la adaptación del otro g) Abrir h) Ser contundente i) Hacer suyo. 
Al activo le excita dar, y abre con su contundencia para llegar a penetrar y fecundar.
Luego que fecunda, se deleita en disfrutar lo que puso dentro del otro y eso lo hace sentirse dominante. 
 De manera que el hombre activo entrenado, no puede ver nunca la erección del pasivo como una competencia con la suya. 
Tampoco le debe intimidar el tamaño del pene del pasivo. 
Cosa que ocurre con frecuencia, ya que se supone que el pasivo debe tenerlo más pequeño. 
Tampoco debe tomar la erección del pasivo, como un deseo de penetrarlo. 
Debe ver la erección simplemente como un indicador de excitación dentro del escenario de factores que se planteaba más arriba. 
Comprendido así, se torna en un fenómeno excitante para el activo, que pasa a disfrutarla y a sentirse cada vez más excitado por lo que provoca en el pasivo. 
La erección del pasivo, está despojada de todo significado masculino en ese momento. 
Por eso, el activo, puede tocar el pene erecto del pasivo e incluso animarse a hacerle sexo oral, porque ha perdido la significación fálica. 
El sexo oral, no debe verse por el activo, como sinónimo de falta de virilidad y dependerá de cada individuo. 
Incluso, hay pasivos, a los que no les gusta. 
Pero eso pasa muchas veces, porque no han resignificado la erección. 
Y estas pequeñas resignificaciones, son las que van haciendo a la hembra total a la que queremos llegar, y que es un proceso lento. 
El activo debe ver la erección del pasivo, como el aumento de tamaño que sufre el clítoris durante una relación, en la mujer.
O sea, como un fenómeno natural, simplemente indicativo, pero carente de toda otra significación. 
Y dejar de asociar la idea, de erección con penetración."

Blog Hombres Pasivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario