10/2/14

Entre hermanos


Tal vez, si tienes hermanos mayores, te ha tocado sufrir de su parte castigos y humillaciones,
como cuando se disputan entre ambos la prioridad del uso del baño.


El abuso sexual de hermanos es definido como “comportamiento sexual perjudicial” en vez de abuso. 
Pero para no desvaluar el impacto que esta experiencia puede tener debiera ser catalogado como abuso, sin vueltas. 
El abuso sexual por parte de hermanos permanece como uno de los tabúes de la sociedad, y como tal, se lo calla y disimula. 
Obviamente, con este silencio rodeándolo, es perfectamente entendible por qué, 
si tú eres un abusado  puedes creer que eres el único al que le ha pasado. 
¡No lo eres! Se estima que aproximadamente el 15% de toda la gente manifiestan algún tipo de actividad sexual con un hermano.
Más específicamente, estudios han mostrado que aproximadamente el 5% de la gente ha sido sexualmente victimizada por un hermano involucrando el contacto sexual algún grado de actividad forzada o coercitiva.  
Como todo abuso sexual, los comportamientos considerados abusivos son variados y numerosos.   
Cuando el abuso sexual es perpetrado por un hermano, en muchos sentidos, es aún más duro romper este silencio, y ciertamente hay razones especiales que hacen el abuso por parte de hermanos especialmente difícil de revelar.  
A pesar del abuso sexual, incluso cuando tiene lugar una agresión sexual forzada, los jóvenes pueden tener un sentimiento de lealtad hacia su hermano abusador. 
Seguramente amarás a tu hermano, a pesar del dolor que te causa, y denunciarlo puede sentirse como muy desleal.  
Algunos abusos sexuales por parte de hermanos son forzados por amenaza y violencia física. 
Porque el hermano es un miembro de la familia y es probable que se viva en la misma casa, la oportunidad de realizar amenazas y de reforzar esas amenazas diariamente, es muy real. 
Los hermanos suelen pasar mucho tiempo juntos, quizás más que ninguna otra relación familiar, ya que no sólo están juntos en el ambiente familiar, sino que también pueden compartir habitación, colegio, amigos, clubs, etc. 
Por tanto, cuando tiene lugar el abuso sexual por parte de hermanos, el sentimiento de impotencia y falta de control sobre nuestras vidas puede ser incluso más dominante e invasivo que el abuso sexual perpetrado por otros. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario