10/1/14

El chico y el soldado - septima parte: Acabando -


Aterrorizado y con el ojete todavía muy dolorido el chico sufre una nueva follada salvaje.


Tampoco esta vez el soldado se ha preocupado por lubricar ni la entrada ni su propia verga.


El sádico disfruta a tope sabiendo que el polvo es sumamente doloroso para su víctima.


Una media roñosa le sirve para tapar los chillidos del chico.


Por fin una buena acabada para lavar con leche calienta la cara a quien le ha servido de puta.


Y a todo esto...
al muchachito... no le habrá acabado también gustando?


No hay comentarios:

Publicar un comentario