5/1/14

De los placeres de la chupada


Cuando se trata de mamar una verga, está bastante claro en casi todas las culturas quién es el sumiso y quién es el Dominante.
 Un sujeto que le chupa la polla a otro, se está sometiendo.
La práctica “normal” del sexo oral, dentro de una sociedad patriarcal, implica un Dominador y un dominado.
En  Roma estaba penalizado practicar sexo oral a un esclavo o a un ciudadano de menor jerarquía
 aunque no había ningún problema si un esclavo realizaba sexo oral a un Amo.
Y esa legislación depende de una lógica mental que aún hoy está presente en la cultura occidental
el que la chupa, se inferioriza, se somete, es decir, se esclaviza.


Del sexo oral ¿quién se beneficia? 
Teóricamente, el mayor beneficiado es el que lo recibe porque es el que siente placer.
Pero el que lo realiza también puede experimentar placer.
El que recibe sexo oral experimenta placer psicológico al sentir que está sometiendo a otro 
y placer físico al ser estimuladas sus partes erógenas.
Pero el que realiza sexo oral también puede experimentar placer psicológico sintiéndose sometido
 y puede llegar al orgasmo hasta quizás sin necesidad de tocarse.
Es decir, que ambos obtienen un beneficio: a uno le gusta que se la mamen y al otro chuparla.


Pero más allá del gusto por mamar o ser mamado está en quién ordena,
quién obliga, quién exige y quién acata, obedece y cumple con placer o no,
allí sí se define el verdadero Macho y su perro.

1 comentario:

  1. Siempre a los pies (o polla) del macho !!!
    Y si este es Dominante, o mejor aún AMO, mejor.

    ResponderEliminar