15/12/13

El chico y el soldado - segunda parte: Irrumpiendo -


Todo sucedió tan rápido que el muchacho apenas puede creer lo que le está pasando.


Hace solo unos minutos le ofreció su hospitalidad al forastero y ahora estaba atragantándose con su verga.


Traga, traga y no te olvides de mis bolas! exige el soldado al chico medio asfixiado y débil.


El culo virgen del muchacho es la gota que colma el vaso de la calentura animal del invasor,
el destino lo ha puesto en su camino para servirle de puta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario