26/12/13

El chico y el soldado - cuarta parte: Asaltando -


El soldado se mostró demasiado interesado por el culo del muchacho. ¿Va a cogerlo ? 
Después de desatar al chico, lo sujeta con una llave ajustándole la cabeza y lo arrastra hacia el interior de la casa. 
"¿Es este el camino a la bodega ? Respóndeme !" 
"Sí, es el camino."
Cuando el invasor abre la puerta y entra en la habitación la encuentra perfecta realizar su propósito. 
El piso está sucio, el ambiente está frío. 
Una bañera y una silla, son todo lo que necesita para continuar con su juego perverso. 
Después de atar al chico a la silla comienza a cortarle la ropa que lo mal cubre. 


Ya con el apetitoso culito del muchacho expuesto la lujuria del soldado sube varios grados;
y mientras lo manosea con rudeza siente su verga latir y mojarse tratando de liberarse del encierro de los pantalones.


Ha llegado el momento de desflorar el chico indefenso. 
El soldado saca su gigante polla,  dura como una piedra y la empuja con fuerza contra el ojete virgen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario