8/1/13

Esposas de cuero


En los primeros juegos con un sumiso novato e inseguro, 
unas esposas de cuero, unidas con un mosquetón metálico lo harán sentir más seguro y tranquilo,
en el momento de entregarse a su Macho Dominador.




Un buen Maestro tiene paciencia, y conoce la forma correcta de madurar la relación,
durante todo el período de adiestramiento el perro debe permanecer excitado,
el proceso culmina con la dependencia absoluta del esclavo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada