6/7/12

Soldado / La comida

"El jefe no le sacó ojo al culo del chico y miraba con aprobación a su amante, indicándole que verdaderamente, vestido con pantalones apretados y cortos hasta la rodilla, el chaval tenía un trasero que era un joya. 
La camiseta le estaba tan escasa que dejaba ver el ombligo al menor movimiento y con ver la cara del general, podía asegurarse que la comida le resultaba magnífica y no sólo por los excelentes vinos y exquisitos platos que le servían. 
Es posible que el manjar que más le hubiese gustado, sería el propio Dani puesto en una bandeja, desnudito y con una zanahoria en el culo, como un cochinillo al horno, pero verlo moverse alrededor de la mesa también tenía su gracia y le parecía una delicia el chiquillo." 


Si pinchas la imágen puedes entrar a leer el capítulo 19 de esta historia del Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario