15/2/12

Los urinarios del club Hellfire



"Para llegar a los lavabos del club Hellfire, había que subir unos escalones que comunicaban con una habitación de techo bajo situada literalmente debajo del escaso tráfico de la Novena Avenida.
La puerta de un reservado diminuto estaba cerrada con llave; a través de ella llegaban los sonidos típicos de hombres follando.
El espacio libre estaba ocupado por dos bañeras, que en este lugar cumplían la función de orinales.
En lugar de los habituales recipientes azules con desinfectante que se encuentran generalmente en los urinarios públicos, en el interior de cada bañera había un hombre.
Una veintena de tipos se alineaban delante y rodeando las bañeras. Esperaban su turno para mear sobre los cuerpos de los hombres.
Como también le habían entrado ganas de orinar, Hal Burroughs se sumó a la cola, unos cuantos puestos por detrás de su amigo."


Framento de "La bolsa de los juguetes", autor David France

No hay comentarios:

Publicar un comentario