6/2/12

Historia de Jul / Los Imeseleben

 "A Manuel se le cayeron los pelos del sombrajo al ver el culo del guerrero. Y más cuando separó la carne y apareció un aura más oscura que circundaba un cerrado redondel, arrugado hacia dentro, que indicaba que por allí se entraba en el chico. Y presionó con un dedo hasta que lo metió dentro. El negro ni se movió ni hizo el menor gesto de dolor o quiebro para evitar la penetración. Manuel sacó el dedo y lo chupó para meterlo otra vez, pero con más comodidad, y ya entró entero sin esfuerzo. Lo movió unas cuantas veces de adentro afuera, con un ligero bombeo, y aquel esfínter respondía de maravilla a la intrusión digital de Manuel. La cosa se fue animando y el señor dio un paso más. Escupió en el agujero y volvió a empujar, metiendo dos dedos juntos. Lo siguiente sería la polla, lógicamente."



Si pinchas la fotografía o el link de la columna a tu derecha puedes leer el capítulo 29 de esta historia escrita por el Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario