12/2/12

El Conde Feroz Segunda Parte Capítulo LXXVI

"Iñigo se despertó y miró los estertores compulsivos del amo que descargaba su pasión dentro de Guzmán. El chico reflejó una sana envidia en sus ojos y el conde lo besó en los labios para desearle los buenos días. Qué guapo estaba este chico de pelo dorado nada más despertarse. Daba la impresión que el sueño acrecentaba la perfección de las líneas de su rostro, igualando y hasta superando en belleza al mítico Antinoo amado por Adriano, cuyo busto en mármol blanco recordaba bien el conde al haberlo visto en una viejas ruinas de Itálica. Iñigo estaba boca abajo y levantaba el culo ligeramente como queriendo provocar el deseo de su amo para que lo montase. Y Nuño le acarició sus nalgas perfectas y tan doradas como sus cabellos y saltó por encima de Guzmán para estrechar contra su cuerpo al otro esclavo.
La polla del macho aún latía soltando restos de esperma y el chico sin perderla de vista se encogió para alcanzarla con los labios y besarla suavemente lamiendo también esas gotas del fruto de la lujuria de su señor."




Para leer el Capítulo 76 de la segunda parte de esta saga pincha la imagen.
"El Conde Feroz" es una historia escrita por el Maestro Andreas y está ambientada en la Europa del siglo XIII

No hay comentarios:

Publicar un comentario