9/1/12

Prisionero de guerra







Según la tradición de este ejército, a los soldados que lo capturaron se les recompensa con una rica mamada.
Los oficiales más tarde se encargarán de romperle el culo.
Al día siguiente, en los calabozos, todo el mundo tendrá libertad para abusarlo como guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario