20/11/11

Historia de Jul / La sesión

"Manuel se dirigió a Adem y con una palmada en el hombro le dijo: “Has preparado muy bien a mis perros... Mereces un premio. Puedes follártelo”. Y no hacían falta más palabras porque el amo sabía de sobra cual de era el culo que hacía las delicias de aquel armario de tres cuerpos de color negro. Y Bom también lo sabía. Sólo se la había metido en un par de ocasiones, muy de cuando en cuando, pero era consciente que su agujero no volvía a ser el mismo cada vez que aquel animal de ébano lo empalaba con su chorra. Era como si su cuerpo se abriese al medio y un ariete gigante lo destrozase por dentro, dejándolo mudo y ciego de dolor. Comenzó a sudar por todos los poros y con las manos crispadas se resignaba al inevitable tormento. La tranca de Adem empalmada era como la de un caballo pero en gordo. Un verdadero espectáculo digno de un circo."

 Si pinchas la fotografía o el link de la columna a tu derecha puedes leer el sexto capítulo de esta historia escrita por el Maestro Andreas

No hay comentarios:

Publicar un comentario