17/11/11

Historia de Jul / La casa

"Cachondo como un mono al ver a su mascota humillado y vencido, se desabrochó la bragueta, sacó la polla y con precisión de experto sentó al cachorro en su rabo mirando hacia los otros dos perros. Y con un suspiro profundo lo ensartó apretándolo contra él con ambas manos y se lo benefició haciéndole brincar como un pelele.
Nada más ser embestido por su amo, la verga del chico se alzó en triunfo como el asta de una bandera y todo lo que no fuese el placer de su dueño dejó de existir para él. Cerraba el esfínter comprimiendo el pene invasor para deleitarse con el roce de las venas y el calor de la sangre que lo regaba y mantenía erecto y su cerebro bullía enloquecido dejando se alma a flor de piel. Manuel no podía soportar el placer tan sutil que le daba aquel chaval con su entrega y el fuego de una vida aún por vivir que se derramaba generosamente en cada lágrima o en el más leve suspiro del muchacho. Vibraba por igual con el dolor o el placer, llegando a alcanzar junto a él el éxtasis más refinado con la unión de sus cuerpos."



Si pinchas la fotografía o el link de la columna a tu derecha puedes leer el quinto capítulo de esta historia escrita por el Maestro Andreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario