4/11/11

Alex x Andreas

"Lo que ya le costó más suponer, es que fuese un puto perro que estaba gozando como un miserable ser despreciable por estar en poder de un puto cabrón, que iba a torturarlo y joderlo como y cuando le saliese del pito. O de los cojones, que suena más contundente en este caso. Pero empezó a darle vueltas a todo aquello y fue entonces cuando se le iluminó la mente y vislumbró lo que pasaba en realidad. Si hasta lo había leído en un libro y en internet. Cómo podía ser tan tonto!. Recordó perfectamente que hasta se había excitado leyendo y viendo fotos y algún video y se imaginó atado y en poder de un puto macho que abusase de él y lo follase sin parar. Ahora estaba claro. Alejandro en el sexo era el amo y aquel tipo sólo un esclavo para ser sometido por él a su antojo. Y por eso lo había encerrado en el sótano, que era una puta mazmorra para practicar sexo duro. Y eso era lo que le molaba a Alejandro y no quería someterlo a eso por no hacerle daño ni causarle dolor ni sufrimientos, ya que consideraba que todavía era muy joven para eso.




Y, según había leído, eso era precisamente lo que le daba placer a un amo cuando usaba al esclavo. Gozar a costa de usar al puto perro sin contemplaciones de ningún tipo, ni preocuparse por otro gozo que no fuese el suyo propio. Ahora lo tenía claro. Pero podría él soportar todo eso para complacer al hombre que amaba?. Renunciaría a su placer para dárselo a Alejandro, o se cagaría de miedo y chillaría como una rata asustada como había hecho al agarrarlo Alejandro por el brazo esa mañana?. Eso no podía saberlo. Pero de lo que estaba convencido es que nada iba a separarlo del hombre que ya era toda su vida. Aunque lo hiciese picadillo sería para él o para ninguno. Y ya era lo suficientemente mayor para que Alejandro lo tratase como a un perro si le daba la gana."


Este fragmento pertenece a unos de los capítulos de "Alex"  magnifico relato del Maestro Andreas
(si pinchas la foto entras a link donde lo puedes leer completo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario